La otra Sevilla. Nuestra Sevilla.

La otra Sevilla. Nuestra Sevilla.

Nuestros viajes, escapadas y planes están siendo truncados por este maldito virus, al cual odiamos todos y hay que derrotarlo como sea. Pero para intentar disfrutar, en la medida de lo posible, y buscar momentos de ocio, felicidad y alejarnos de la realidad, hemos decidido hacer este post. Os dejamos las posibilidades que nos ofrece nuestra provincia, la otra Sevilla, que en ocasiones es una auténtica maravilla pero también una desconocida.

Os vamos a proponer conocer algunos lugares, hacer varios senderos o descubrir sitios que no sabréis que los tenemos tan cerca (os desvelaremos algún secreto aunque Manolo no quiera). Aquí van algunas de nuestras propuestas en la provincia de Sevilla.

Conocer el Monasterio de San Isidoro del Campo

Todo sevillano debe conocer las ruinas Itálicas (seguramente casi todos hayamos ido con el colegio de pequeños), esa ciudad cercana a Hispalis donde vivía la élite en tiempos de Roma y que fue cuna de grandes emperadores romanos como Trajano y Adriano. Esta ruinas situadas en el municipio de Santiponce son muy conocidas. Sin embargo, este municipio alberga otro gran tesoro, el Monasterio de San Isidoro del Campo, declarado como Monumento Histórico Artístico ya en 1872, y digno de abrir este ranking de la otra Sevilla.

Este recinto ha sido recientemente restaurado. Consta de una magnífica arquitectura gótica, un claustro de estilo mudéjar, y un retablo de su iglesia realizado por uno de los imagineros más conocidos de la Semana Santa sevillana como es Juan Martínez Montañés. Además, en él se sitúan las tumbas de personajes históricos como Guzmán el Bueno (señor feudal legendario en sus batallas contra el Reino Nazarí, fundador de la Casa de los Mediana Sidonia, muy vinculados con Sevilla) y fundadores de este monasterio en 1301. Como vemos, tiene mucha historia así como cierta importancia en la instauración y relación con la Santa Inquisición.

Este lugar situado a escasos kilómetros de Sevilla debe ser de obligatoria visita para cualquier sevillano y visitante que se quiera sorprender del patrimonio de nuestra provincia.

La visita al monasterio es gratuita y sus horarios suelen ser de miércoles a sábado de 10:00 a 14:00 horas; los viernes y sábados abren por la tarde de 16:00 a 19:00 horas; y domingo y festivos de 10:00 a 15:00 horas.

San Isidoro del campo
San Isidoro del Campo
San Isidoro del Campo
San Isidoro del Campo.

Una buena opción para comer en esta localidad, ya que las visitas siempre dan hambre, puede ser el Ventorrillo Canario. Lanzamos ahí esa sugerencia por si os gusta tanto la buena comida como a nosotros.

Y dejamos la vida monástica, nos perdemos por el campo.

¿Sabíais que en Sevilla está la mayor colonia de buitres leonados de Europa? Pues sí, otra cosa que no sabías de la otra Sevilla. Nuestra provincia es referencia en la conservación de esta enorme ave que en el Peñón de Zaframagón (municipio de Coripe) ha encontrado un área ideal para su reproducción. Además la zona está estupendamente acondicionada para el senderismo y el ciclismo ya que la Ruta Verde de la Sierra Sur ofrece un lugar idóneo para practicar ambos deportes. La vía tiene varios premios que reconocen su interés turístico, algo que pone en valor dicho patrimonio. En este recorrido también hay un bar-observatorio, ya que también sus cielos son idóneos para la observación de estrellas.

Esta ruta aprovecha las antiguas infraestructuras de un ferrocarril que nunca se llegó a construir y el camino atraviesa túneles y zonas de bonitos paisajes serranos, uniendo varios municipios sevillanos y gaditanos en una senda de 38 kilómetros.

Cerca de esta ruta también se encuentra la Sierra de San Pablo, del municipio sevillano de Montellano que también cuenta con bonitas vistas y el Castillo de Cote.

Ya que estamos en Montellano os recomendamos parar almorzar la venta El Potaje, muy buenos precios y mejor calidad.

Dehesa de Abajo.

Esta laguna situada en el termino municipal de Puebla del Río también nos ofrece cada año un espectáculo muy singular, como son las migraciones del flamenco. Situadas en las marismas del Guadalquivir, este lugar se tiñe de rosa con este animal y su peculiar color, siendo un verdadero espectáculo para los amantes de la naturaleza.

En otoño es la mejor época para poder disfrutar de este lugar de la otra Sevilla y observar los flamencos, aunque también hay otras especies como cigüeñas, martinetes o garcillas. Ver mamíferos es más complicado aunque si estás interesado en ver corzos, ciervos o gamos puedes intentarlo en el Centro de Visitantes Antonio Valverde, en el municipio de Aznalcázar y sólo recomendable en otoño e invierno. Ambos lugares están muy distantes entre sí.

Volviendo a la Dehesa de Abajo, el lugar cuenta con senderos señalizados, tanto para pasear como para ir en bicicleta o caballo y puntos de observación de aves.

Dehesa de Abajo.
Dehesa de Abajo.
Arroz con pato
Arroz con pato en Casa Manuel Manriqueño.

Y como ya sabéis, las caminatas abren el apetito. En esta zona os recomendaremos probar platos como el arroz con pato o perdiz. Un sitio de referencia para degustar ambos arroces puede ser Casa Manuel Manriqueño en el Poblado de Colina. A nosotros nos encanta el arroz con pato de este lugar.

Ruinas de Munigua

También conocidas como Mulva, como las conocía el padre de Manolo, el cual nació justo al lado, en la antigua Estación de tren de Arenilla. Situadas en el termino municipal de Villanueva del Río y Minas. Desde la antigua estación de Arenillas, podéis dejar el coche y adentraros en un bonito paseo hasta llegar a las ruinas, pero si preferís hacer una visita guiada os recomendamos la empresa SevillaTour. Si bicheáis un poco su web, en el apartado actividades/excursiones, encontraréis todos los detalles de la actividad y a un precio genial.

Munigua fue un municipio en periodo romano que alcanzó cierta notoriedad entre los siglos I a.C y III d.C, debido a las importantes minas de hierro y cobre que hay en los alrededores. La ciudad cayo en declive en el siglo III, cuando un terremoto dejo el lugar devastado. A diferencia de lo que muchos arqueólogos pensaban, la importancia de Munigua radica en el gran templo que ostentaba el municipio, que aunque pueda tener aspecto de fortaleza, se intuye por las excavaciones y hallazgos que tuvo que ser un templo o Casa del Senado y no un Castillo como se creía.

Su principal atractivo es el Santuario en terraza, pero también hay tumbas, altares, restos de termas y otras curiosidades.

En la actualidad siguen trabajando arqueólogos alemanes en el lugar, que han sido los que han llevado a cabo las investigaciones, y que piensan que el lugar puede tener más importancia de la que se cree.

Munigua
Vistas del Templo de Munigua.
Munigua
Munigua.

Almadén de la Plata.

Por último os hablaremos de una localidad que nos encanta, no sólo por su ambiente serrano y plácido, si no por su alrededores. Así es como cerramos los sitios diferentes de la otra Sevilla.

Y es que Almadén de la Plata, a 40 minutos de Sevilla, ofrece varios atractivos a tener en cuenta. La localidad cuenta con varios senderos, así como un área de monte público (Cortijo el Berrocal) donde poder realizar un buen picnic y desde donde salen varios caminos para conocer la zona. También en este lugar se encuentra una encina centenaria declarada como Monumento Natural.

Como dato, señalar que si alguna vez hacéis el Camino de Santiago siguiendo la Ruta de la Plata, pasaréis por este municipio.

Y si queréis comprar chacina o productos ibéricos, podéis hacerlo en Embutidos Francisco Alonso. ¡¡Ñam Ñammmm!!

Otro lugar de interés es el sendero de los Molinos, que termina en la rivera de Cala (bonito sendero, fácil y en el que si vais con niños podéis ver animales de granja como cerdos y cabras).

arroyo calzadillas
Arroyo Calzadilas.
Sendero de los Molinos
Rivera de Cala.
Sendero de los molinos
Sendero de los Molinos.

Pero para nosotros este rincón sevillano guarda un tesoro, y son las cascadas del arroyo Calzadillas. Aunque no son tan conocidas como las de la rivera del Hueznar ni tan espectaculares, si que son desconocidas para mucha gente y la verdad es que es un rincón donde uno goza de mucha tranquilidad y una conexión fantástica con la naturaleza.

Cascada del arroyo Calzadillas.
Cascada del arroyo Calzadillas.

También, en algunas de nuestras visitas hemos coincidido con gente que estaba realizando barranquismo, por si os atrevéis los más aventureros

CASTILLO DE LAS AGUZADERAS

Entre el kilómetro 23 y 24 de la carretera A-375, entre la localidad de El Coronil y Montellano, se encuentra uno de los catillos mejor conservados de la provincia sevillana y de los, posiblemente, más desconocidos.

El Castillo de Las Aguzaderas es visible desde la carretera pero sólo si vais muy atentos, ya que éste no se situa en una altura, sino en una vaguada, ya que su objetivo era la defensa de un manantial que existía junto al Castillo.

 vista del castillo
Vista del Castillo.

Este enclave formaba parte de la denomindada «Banda Morisca», que era una línea de fortificaciones que delimitaban los reinos cristianos con los reinos musulmanes. El Castillo estaría conectado visualmente con el Castillo de Cote (en Montellano) y con otras fortificaciones menores como la Torre de Lopera. Pero esta línea defensiva abarca muchos más castillos como los de Olvera, Villamartín o Morón de la Frontera (este nombre precisamnete por ser zona fronteriza entre los siglos XIII y XV).

El Castillo es de estilo castellano, aunque originariamente pudo ser un enclave musulmán .Cuenta con cuatro torres en cada esquina, dos semicirculares y una torre del Homenaje. Sus almenas estan muy bien conservadas y son bastantes fotogénicas.

Castillo de Aguzaderas.

Su nombre proviene de la cantidad de jabalíes que existían en la zona y ya qaue éstos aguzaban sus colmillos en la roca sobre el que esta asentado.

También existe la leyenda de que en el vive el espiritu de un guarda que aún espera el regreso de su amada. Ahí lo dejamos para los más aventurados.

Actualmente, el edificio esta precariamente conservado. Su entrada es totalmente libre lo que ha dado lugar al expolio y vandalismo, pero actualmente se encuentra limpio y es interesante su visita. Es de titularidad privada, aunque al parecer el ayuntamiento de El Coronil quiere conseguir su titularidad, porque sinceramente necesita ser mejor conservado y señalizado porque nos parece un Patrimonio muy interesante y demasiado desconocido.

Esperamos que os hayamos descubierto nuevas cosas para visitar en la otra Sevilla y os dejamos más post de nuestra provincia. ¡No olvides en compartirnos!

Nos encanta que nos compartas


1 pensamiento sobre “La otra Sevilla. Nuestra Sevilla.”

  • Espectacular paseo por Sevilla
    Deseando conocer Almadén de la Plata y probar sus productos y sus senderos.
    Me encanta vuestra página , estoy a la espera de nuevas publicaciones de vuestros viajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *