5 Ciudades europeas que sorprenden.

Cada vez somos más las personas que nos encanta viajar, que huimos de la rutina y queremos conocer lugares nuevos. Algunos lugares como Paris, Roma, Venecia o Londres son lLugares increíbles pero que cada que vez están más masificados y que nos hacen sentir «un turistas más». Por esta razón y aunque haya ciudades que por muy vistas que estén siempre queramos volver (como Paris en nuestro caso), cada vez intentamos conocer sitios que puedan pasar más inadvertidos para el público en general, pero que puedan tener atractivos y esencia propia. Así que aquí os traemos 5 ciudades europeas que sorprenden y que superaron nuestras expectativas iniciales:

1. NANTES.

Como casi toda ciudad francesa, Nantes tiene una bonita catedral gótica y un castillo que le aportan su toque histórico. Pero lo que más nos gustó de Nantes fue su ambiente algo bohemio, alternativo e incluso estridente.

Nantes es conocida como la ciudad hipster de Francia y lo cierto es que este adjetivo la define muy bien. Bares diferentes, comida internacional, tiendas con estilo, galerías comerciales (visitad Passage Pommeraye) y arte por doquier.

No nos extraña que en esta ciudad tan soñadora e imaginativa naciera Julio Vernes (el creador de tantas historias futuristas y mágicas), el cual ha inspirado con sus ideas extravagantes uno de los principales atractivos de Nantes como es la Isla de la Máquinas. Un parque temático con múltiples inventos del escritor francés, un lugar muy divertido si vas con niños y donde su estrella es el elefante mecanizado (os dejamos enlace de su página web oficial por si os interesa: https://www.lesmachines-nantes.fr/es/). También y en otra ubicación, Julio Verne cuenta con su propio museo.

Si visitáis Nantes, no os olvidéis subir a la Torre de Bretaña para disfrutar de las vistas de la ciudad y su ingeniosa decoración, conocer la antigua fábrica de las galletas LU (La Lieu Unique, en Google Maps), visitar la iglesia de Sante-Coix, sin olvidar mirar su ingenioso campanario , o si sois muy amantes de la alta cocina, probar el restaurante-galería La Cigale.

Nantes cuenta con bastantes conexiones aéreas desde España (incluido Sevilla) por lo que una escapada a esta ciudad es una gran opción. También Nantes, os puede servir de puerta de entrada a la Bretaña francesa o la Ruta de los Castillos del Loira.

Sin dudas, ¡Nantes puedae dar mucho juego!

2. BREMEN.

Para nosotros lo mejor de esta ciudad del norte de Alemania a orillas del rio Weser, es que conserva gran parte de su casco histórico original.

Su bajo valor estratégico durante la Segunda Guerra Mundial, hizo que la ciudad se librara de la destrucción más absoluta aunque también fuese bombardeada. Ello hace que sea de las pocas ciudades alemanas que conservan parte de su casco histórico original y que los paseos por el barrio de Schnoor sea como hacerlo por los cuentos de Hansel & Grettel.

Casas típicas, pequeñas plazuelas floreadas o rincones con encantos son algunos de los lugares de los que disfrutarás por este entrañable barrio. Si sois muy amantes de la navidad, también hay tiendas exclusivas en esta zona que se dedican únicamente a la venta de decoración para esas fechas. Otra visita obligada en este barrio es la iglesia de San Juan del Sigo XIV.

Además, en Bremen hay que visitar su Markplatz, saludar a la figura de Rolando (gigante mitológico, protagonista de un poema épico medieval, que garantizaba la libertad y los derechos del mercado que se celebraba en esta plaza), observar sus impresionantes edificios, entre ellos el Ayuntamiento (muy interesante su interior), y admirar la Catedral Evangelista de San Pedro. Otra de la misión cerca de Markplatz es buscar la figura de los personajes más populares y famosos de esta ciudad, que sin dudas son los Cuatro Trota Músicos de los cuentos de los hermanos Grimm. Según el cuento, la postura que toman en la figura de bronce donde se representa, fue tomada para asustar a unos ladrones.

También en Markplatz, se encuentra el restaurante Feines, que según algunas fuentes es la cafeteria más antigua de Alemania.

Cerca de la Markplazt se encuentra la corta e interesante calle de Böttcherstrabe con sus edificios de ladrillos rojizos, sus fachadas cargadas de detalles y su impresionante relieve dorado de entrada de Lichtbringer (ser mitológico nórdico el cual era «quien traía la Luz») desde la Markplazt. Esta calle, originalmente construida por Ludwing Roselius, un comerciante de café de filiación nazi) está llena en la actualidad de galerías de arte, museos y es un must por Bremen. La casa más impresionante de esta calle es Glockesnpiel y su fachada es culminada por campanas de bronce, las cuales suenan a las 6 y 12 p.m. En esta calle se ubica el restaurante Flett, un buen lugar para una cerveza.

Otros lugares que no te puedes perder de Bremen es la visita a su molino situado en un precioso parque, dar un paseo por la calle Sogerstrasse y cruzarse con sus estatuas de cerdos (recuerda el paso de los ganaderos hacia el Markplats), y si eres futbolero visitar el Estadio del Werder Bremen, así como tomarte otra cerveza junto al río en las zonas verdes de su alrededor si hace día de sol. Porque en Alemania también sale el sol y esos momentos se disfruta el doble.

3. BELFAST.

Relegada a un segundo plano por el conflicto del Ulster y eclipsada por Dublín, Belfast es una ciudad emergente, interesante de conocer y para nada concurrida.

A pesar de estar muy cercana a la Calzada de los Gigantes y al bosque de The Dark Hegdes (escenario de la serie Juego de Tronos), la capital norirlandesa pasa desapercibida, pero a nosotros nos gustó bastante y destacamos, por encima de todo, su ambientazo. Porque los irlandeses del norte también son muy animados y sus pubs lo demuestran.

Belfast ha superado en parte, el conflicto entre el IRA, grupos unionistas y el gobierno británico, pero la cicatriz sigue siendo palpable. Es impresionante visitar los barrios periféricos y ver las murallas con compuertas que los separaban o los murales que en cada uno de ellos representaban sus símbolos políticos o personajes. La mayoría de estos murales se concentran en Falls Road (zona republicana y católica) y Shankill Road (de mayoría unionista y protestante). Una forma muy interesante de vistarlos es a través de una excursión con dos miembros de ambas comunidades, os dejamos enlace de esta actividad: https://www.civitatis.com/es/belfast/tour-belfast-politico/?_gl=11it1mfy_up*MQ..&gclid=CjwKCAiAs8acBhA1EiwAgRFdw29GQYzvnoX9muyexcb7i-7rWLDmA2BdjIjnVKrVXP_xYT1yEum17RoCLO0QAvD_BwE&gclsrc=aw.ds

Pero si nos tenemos que quedar con algún mural, no lo haríamos con ninguno relacionado con política, sino con uno futbolero como el que representa a Patrick O’Conell. Este irlandés que comenzó su carrera futbolística en el Celtics de Belfast entrenó a varios clubs españoles, consiguiendo con el equipo sevillano del Betis el único título de Liga de este club en 1.935. Por desgracia O’Conell murió en el olvido y en la indigencia en Londres, pero este pequeño homenaje inaugurado en 2.015 quiere recordar su figura. El mural se encuentra en Whiterock Road, junto al cementerio.

Pero en Belfast no todo son murales, también hay monumentos como el ayuntamiento de Belfast, con su verdosas cúpulas que recuerda a otros lugares de Europa Central (estos verdes se producen por la oxidación del cobre), conocer el mercado Victoriano de Sant George, visitar la Catedral de Santa Ana, recorrer el barrio de Cathedral Quarter (la zona con más ambiente de Belfast), tomar algo el pubs The Crown Liquor Saloon (local de decoración algo recargada pero curiosa por mezcla de estilo victoriano con otros europeos), conocer el castillo de Belfast con grandes vistas de la ciudad o visitar el museo de Titanic, ya que en Belfast se construyó este transatlántico (el precio de la entrada son 25€, pero sólo por ver el edificio por afuera ya merece la pena acercarse).

Desde Andalucia, la forma idónea de viajar a Belfast es desde el aeropuerto de Málaga.

Irlanda es un lugar mítico para los viajeros y Belfast se merece una parada.

4. ÉVORA.

De ambiente tranquilo y relajado es Évora, capital del Alentejo portugués, una zona que cada vez atrae a más visitantes por su naturaleza, paisajes, la desconexión que ofrece, sus pueblos y su espectacular gastronomía.

Évora cuenta con un amplio legado histórico, reflejado en su Templo de Diana o su acueducto romano. Pero lo que más nos impresiona de Évora es la Capilla de los Ossos, uno de los lugares más tenebrosos que hayamos conocido. Un must para el viajero, pero no recomendado para los más aprensivos. Su catedral también es digna de conocer, así como pasear por sus estrechas calles de casas encaladas que más nos recuerdan a un pueblo que a una ciudad.

La vida en Évora gira en torno a la Praça do Giraldo, un lugar ideal para sentarse y relajarse viendo la vida pasar con la tranquilidad y el apacible ambiente que contagia esta ciudad. Porque las mejores cosas no están en grandes lugares sino en quedarse con los pequeños detalles que ofrece la vida.

Si queréis conocer más del Alentejo y pensáis en un Road Trip por la zona este post os gustará: https://www.mipasaportepidesellos.es/ruta-3-dias-por-el-alentejo/

5. FRIBURGO DE BRISGOVIA.

Si antes os hemos dejado una ciudad del norte de Alemania, ahora nos vamos al sur. A la versátil, verde y estudiantil Friburgo.
Y es que esta ciudad nos gustó por su marcado carácter alemán, con su catedral de estilo gótico, rojiza y con su imponente campanario en la plaza denominada Münstermark, lugar en el cual se monta un mercado ambulante donde poder disfrutar de las ricas salchichas alemanas. En esta misma plaza también se encuentran los edificios más representativos de la ciudad destacando el Viejo Almacén.

Las puertas de Friburgo también son de sus lugares más icónicos. La de San Martín (con su precioso reloj), podemos decir que inicia la calle Káiser Joseph Strabe, arteria principal de la ciudad donde os recomendamos ir muy atentos a sus aceras con curiosas representaciones empedradas o doradas (estas recordarían a los judíos de la ciudad asesinados en el Holocausto). Las otras dos puertas más representativas serían la de Suaba (facilitamos este nombre ya que aparece así en Google Maps) y la de Breisach (ambas de bastante belleza, singularidad y aspecto teutón).

Los Canales también son de sus lugares más destacados, ideales para pasear y perderse. Friburgo también llama la atención por la cantidad de bicicletas que circulan por sus calles, así que cuidado con ellas.

Por último, otros lugares de interés que merecen ser conocidos son la extravagante Casa de las Ballenas, actualmente es sede de un banco, pero esta casa es de gran importancia en la historia de la ciudad (en ella han vivido personajes como Erasmos de Rotterdám, personaje importante en las reformas religiosas del continente europeo). Además de ser escenario de la película de culto del cine de terror Suspiria (1977).

Otro edificio destacado es su antiguo ayuntamiento (donde se sitúa actualmente la oficina de Turismo), un lugar imprescindible en tu visita a Friburgo.

Y por supuesto, os tenemos que dejar una referencia cervecera en Friburgo, siendo nuestra recomendación la cervecería artesanal Martin’s Brau, cervezas muy variadas, autentica gastronomía alemana y un lugar muy acorde con la ciudad.

Friburgo es considerada una de la ciudades más sostenibles y verdes de Europa, siendo una puerta de entrada ideal para adentrarse a la Selva Negra, una de las regiones con más encanto de Alemania.

En caso de querer viajar desde Sevilla, os recomendamos la conexión aérea estacional con el aeropuerto de Baden-Baden.

Con Friburgo de Brisgovia cerramos este post, donde queremos reseñar que hay muchas ciudades y lugares con encanto que están aún lejos del turismo de masas, con quizás menos atractivos pero que realizan como viajero, salir de esas rutas más comunes y conocidas. Como última recomendación, para visitar ciudades siempre tiramos del primer día tomar un free tour para una toma de contacto con el lugar y recomendaciones del guía local. Os dejamos el enlace de Civitatis que tiene visitas para estas cinco ciudades, haciendo click AQUÍ y poniendo el el buscador el nombre de la ciudad 🙂

Nos encanta que nos compartas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.